El 74.2% de la población chilena mayor de 15 años tiene sobrepeso y obesidad. (Foto: Especial)

Madres con buenos hábitos tienen hijos más saludables

Los hijos de quienes mantuvieron un peso recomendado tuvieron un riesgo de obesidad 56% menor en comparación con los hijos de mujeres con sobrepeso
Redacción | El Mercurio
03 Agosto, 2018 | 09:00 hrs.

Los niños y adolescentes cuyas madres siguen cinco hábitos saludables (llevar una dieta sana, hacer ejercicio con regularidad, mantener un peso recomendado, beber alcohol con moderación y no fumar) son 75% menos propensos a la obesidad en comparación con los niños de mujeres que no tienen un estilo de vida saludable.

Es lo que revela un estudio dirigido por la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard que examinó los casos de 24 mil 289 jóvenes de entre 9 y 18 años.

"Concluimos que las madres deben considerar su estilo de vida no sólo para beneficiarse a sí mismas, sino que también a sus hijos", dice a El Mercurio Qi Sun, autor de la investigación.

Demostrar esta relación entre madres saludables y niños más sanos sirve para frenar la obesidad infantil desde la casa, asegura.

"Se sabe que la genética juega un papel importante, pero el rápido aumento de la enfermedad en los últimos años, probablemente, se deba a cambios en el estilo de vida, lo que indica que la nutrición, más que la naturaleza, está alimentando la epidemia", agrega.

Con ello concuerda la nutricionista Sonia Olivares, investigadora del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), quien ha realizado estudios al respecto. "Actualmente está pesando más el ambiente que la genética", coincide Olivares.

"Este estudio es uno de los más completos que se han hecho hasta ahora porque midió varios factores del estilo de vida de la madre. En el fondo nos está diciendo que su comportamiento sí influye y podría ser útil para crear hábitos en sus hijos. Si andan en bicicleta y los llevan, los van a estimular y se van a acostumbrar al ejercicio", asegura.

Aunque el trabajo no se enfocó en responder por qué las mujeres saludables tienen hijos menos propensos a la obesidad, Sun también cree que al vivir un estilo de vida sano, ellas crean un ambiente físico y psicosocial que impacta. "Se podría pensar que esto incita a los niños a querer tener una mejor salud y adquieren comportamientos para lograrlo", comenta.

Si bien la mayor caída en el riesgo de obesidad se observó cuando las madres siguieron los cinco hábitos, varios de ellos también tuvieron un impacto notable cuando se evaluaron por separado.

Los hijos de quienes mantuvieron un peso recomendado (IMC entre 18,5 y 24,9) tuvieron un riesgo de obesidad 56% menor en comparación con los hijos de mujeres con sobrepeso, mientras que los niños de madres no fumadoras tuvieron 31% menos de riesgo.

El peligro también fue menor entre los hijos de quienes consumían niveles moderados de alcohol (200 ml de cerveza al día). Para Valeria Francestti, psicóloga infanto-juvenil del Centro de Obesidad de la Red de Salud UC, la investigación refuerza la idea de que los niños aprenden más con el ejemplo que con órdenes.

"Si bien el estudio está hecho en madres, se puede pensar que ellos imitan el comportamiento del cuidador principal, que en Chile también pueden ser los abuelos. Esto nos dice que podemos prevenir la obesidad con tratamientos basados en la familia. En Chile se han hecho muchos programas que no han resultado y en casi ninguno se involucró a los familiares", asegura Francestti.

Tentaciones

Para sorpresa de los investigadores, al analizar por separado el factor alimentación de las madres, este no se asoció con un menor riesgo de obesidad de los hijos. Según indicaron, "posiblemente porque las dietas de los niños están influenciadas por otros elementos como los almuerzos escolares y los alimentos disponibles en sus comunidades".

Olivares concuerda en que el entorno escolar es una dura competencia para el ejemplo materno. Un estudio realizado por ella el año pasado arrojó que el 65% de los niños chilenos lleva dinero a la escuela para comprar alimentos durante la jornada.

"Análisis en otros países no han arrojado eso, pero en Chile la tentación de comprar chatarra en la venta callejera es un elemento de peso", dice.

Los resultados de Harvard, concuerdan los especialistas, refuerzan los beneficios potenciales de estrategias basadas en los padres para frenar el sobrepeso y obesidad infantil. Sin embargo, creen que también se debe apuntar a iniciativas que incluyan intervenciones en las escuelas.

En Chile

Según la última Encuesta Nacional de Salud, el 74.2% de la población chilena mayor de 15 años tiene sobrepeso y obesidad. En los niños, los datos del Mapa Nutricional 2017 muestran un 23.9% de obesidad en primero básico y un 16% en quienes cursan primero medio.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS