Especial

Los buffets: ventajas y desventajas

El bufet fue desarrollado en el siglo XVIII en Francia y pronto se extendió por toda Europa
Gabriela Noriega Orvañanos | El Universal
21 Noviembre, 2017 | 08:00 hrs.

Un bufet (del francés, buffet) es una comida servida y dispuesta generalmente sobre una mesa, junto con su cubertería. Es una forma muy práctica para servir a un gran número de personas que consiste principalmente en que los comensales se sirven a su gusto de los alimentos presentados.

El bufet fue desarrollado en el siglo XVIII en Francia y pronto se extendió por toda Europa. Actualmente se va asocia cada vez más al famoso “todo lo que puedas comer” porque generalmente es un “todo incluido” en el que se paga de antemano una cantidad fija.

Aunque suele pensarse lo contrario, un bufet puede ser la mejor decisión para lograr una alimentación sana y equilibrada, por supuesto que todo depende de las elecciones que hagas, y de las cantidades que te sirvas.  

Las ventajas

1) En la mayoría de los casos los bufets incluyen al menos un alimento de todos los grupos alimenticios: puedes encontrar pescado, carne de pollo, res y/o cerdo, huevos preparados de diversas maneras, arroz, pastas, cereales diversos, panes blancos o integrales, frutas, verduras guisadas o como ensaladas, leguminosas —generalmente frijoles—, tubérculos como la papa presentados de distintas maneras, así como lácteos y todos sus derivados.

2) Los bufets incluyen muchos tipos de platillos y preparaciones, por eso resulta fácil elegir aquellos que puedan resultar no solo sabrosos, sino también más sanos para el organismo.

3) Si estás siguiendo algún régimen de alimentación para perder peso o para mantenerlo, los bufets pueden ser tus aliados, ya que haciendo elecciones correctas puedes seguir cualquier dieta.  

Las desventajas

1) Definitivamente, existe una tendencia a comer de más.

2) Existe la creencia de que los platillos o ingredientes en un bufet son de poca o pobre calidad. Esto generalmente depende del establecimiento que ofrece el servicio.  

Aunque hay ventajas y desventajas al comer en un bufet, de ti depende el hacer buenas elecciones.

¿Cómo se debe comer en un bufet?

Este “sistema” representa una amplísima oferta de alimentos y platillos para que cada cual pueda confeccionarse la comida a su gusto, más no necesariamente para comer en exceso. Como nutrióloga, te aconsejo que como primer plato, optes siempre por una ensalada o por una sopa. Si tu elección fue la ensalada, prepárala grande y apetitosa.

No olvides incluir la mayor variedad de verduras (colores y texturas) posibles, y no abuses de los aderezos. Si es la hora del desayuno, comienza con un poco de fruta fresca.

De segundo plato, escoge solo un platillo (el que más se te haya antojado) ya sea a base de huevos, alguna carne o pescado. Si existen guarniciones para acompañarlos, procura evitar las papas, y si son frijoles (especialmente refritos), no te sirvas demasiados.

Si tu primer plato no fue fruta o una ensalada, aprovecha para que tu guarnición considere al menos una taza de verduras.

Por último, el postre. Si quieres verte demasiado sana, elige una fruta fresca, pero como lo más probable es que esto no suceda, elige un solo postre (el que más te haya llamado la atención), y sírvete solo una pequeña porción. Si estás en el desayuno, elige un solo tipo de pan (ya sea blanco o de dulce), y procura que sea pequeño o come solo la mitad.

Dado que las bebidas raramente están incluidas en los bufets, procura llevar a buen término las elecciones correctas de tu alimentación evitando consumir refrescos. En su lugar prefiere las aguas frescas de fruta, bebidas que por lo regular sí están incluidas.

 

Gabriela Noriega Orvañanos
Nutrióloga
Especialista en Nutrición Clínica y Nutrigenética
Email: [email protected]
Teléfono: 0445547685889

QUÉ DICEN LOS USUARIOS