No está recomendada para personas con obesidad. (Foto: Especial)

Lipoescultura: mover la grasa a un mejor lugar

Con esta técnica la grasa puede ser aprovechada para otras zonas del cuerpo.
Abigail Gómez |El Universal
20 Agosto, 2018 | 09:00 hrs.

¿Has pensado que te la grasa de tu abdomen estaría mejor en tus glúteos para hacerlos más voluptuosos? Pues con esta técnica, la grasa que estorba en unas zonas podría ser aprovechada en otras.

Se trata de la lipoescultura, una cirugía estética que consiste en utilizar la grasa que se retira por medio de una liposucción para colocarla en otras zonas del cuerpo y moldear la figura al gusto de la persona.

El cirujano plástico Francisco Pérez Chávez, nos explica en qué consiste este procedimiento y si eres o no un buen candidato para ser intervenido.  

Para realizarla primero es necesario someterse a una liposucción, la cual consiste en remover grasa de ciertas zonas del cuerpo. Antes esa grasa simplemente se tiraba a la basura pero ahora puedes aprovecharla mediante la lipoescultura.

“Las principales zonas del cuerpo en donde las personas quieren aprovechar esa grasa es en glúteos, senos y pantorrillas en el caso de las mujeres y pectoral, hombro, brazo, glúteo y pantorrillas en el caso de los hombres”, señala el especialista.

Para realizar esta cirugía existen tres métodos: el ultrasonido o vaser, el convencional y el láser.

Primero se coloca anestesia general, una vez anestesiado se infiltra una solución llamada solución de Klein para disminuir el sangrado y después se introduce una artefacto llamado cánula con el cual se succiona la grasa.

Posteriormente se realizan uno de los tres métodos citados anteriormente y una vez que se extrae la grasa esta puede volver a inyectarse mediante una jeringa o con la misma cánula.

Los mejores candidatos para realizarse una lipoescultura son personas que están en su peso normal o con un poco de sobrepeso. Quienes están en su peso pueden lograr una lipoescultura de alta definición, por ejemplo, con unos bíceps bien marcados.

Quienes tienen un poco de sobrepeso pueden aprovechar la grasa extra para colocarla en otras zonas como glúteos o pechos.

Por su parte, para quienes presentan obesidad no es posible lograr una alta definición y los resultados que se obtienen suelen ser regulares, “para ellos ser recomiendan más otros procedimientos como laabdominoplastia”, comenta el cirujano.

Algunas de las indicaciones para realizar esta cirugía son no consumir medicamentos que alteren la coagulación sanguínea como la aspirina y no tomar alcohol ni fumar de dos a tres semanas previas a la cirugía.

Aquellos que padecen enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes o tiroides sí pueden someterse a la cirugía siempre y cuando se encuentren controlados.  

“Algunas complicaciones podrían ser sangrado, infección, embolismo graso, tromboembolismo aunque suelen ser muy raras cuando la cirugía es realizada por un cirujano certificado y no por algun charlatan”, explica el experto.

Para mantener los resultados y que estos no se pierdan con el paso del tiempo, el especialista recomienda a sus pacientes llevar una vida saludable, no excederse con la comida y realizar ejercicio de manera regular.

De no llevar un estilo de vida sano los resultados podrían perderse con el tiempo.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS