Especial

¿Hace daño comer carne de rata?

Consume semillas y plantas, es sumamente limpia y su carne, efectivamente, tiene propiedades nutritivas
Redacción | El Universal
27 Noviembre, 2017 | 09:15 hrs.

Por su alto contenido nutricional y debido a la creencia de que tiene propiedades afrodisíacas, la rata de campo es uno de los alimentos predilectos del pueblo zacatecano. Quienes la consumen aseguran que es un animal limpio y de sabor parecido al pollo.

De acuerdo con Manuel de Jesús Macías Patiño, exfuncionario de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), existe una gran diferencia entre la rata de campo y la de alcantarilla.

La de campo consume semillas y plantas, es sumamente limpia y su carne, efectivamente, tiene propiedades nutritivas. Mientras tanto, la rata de alcantarilla es sucia, se alimenta de desperdicios y es más factible que transmita enfermedades.

Señala que físicamente también tienen diferencias entre ambas especies, debido a que la rata de campo tiene un pelaje más fino y en la parte de la garganta es blanca, en tanto que el roedor de alcantarilla es totalmente negro o gris.

Macías Patiño dijo que la caza de la rata de campo para autoconsumo está permitida, dado que la gente de escasos recursos la utiliza para completar su alimentación.

El funcionario federal indica que es difícil detener el consumo de rata de campo, pues la gente la busca por su alto nivel nutricional, baja cantidad de colesterol y por la creencia de sus propiedades afrodisíacas, que hasta el momento no han sido comprobadas. Este alimento, además, suele recetarse a enfermos de la región para ayudarle en su recuperación.

Por su parte, un estudio, realizado por Alexis Aguilera Arango, maestro en producción animal de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia, asegura que la carne de este roedor posee un porcentaje de proteínas similar al de las carnes de origen vacuno, aviar y porcino.

Es, además, rica en fósforo, hierro y potasio, y contiene altos niveles de minerales como cobre y zinc.

La gran demanda de la rata de campo para consumo humano ha puesto la reproducción de este animal en riesgo, a tal grado que en uno o dos años puede entrar en el estatus de peligro de extinción.

Por lo que desde hace cuatro años la dependencia federal registró tres Unidades del Medio Ambiente (UMAS), donde se les proporciona espacio, se garantiza su alimentación y está prohibida su caza, a fin de promover su reproducción.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS