Julián Barquero padece leucemia linfoblástica aguda desde el 2016 (Foto: La Nación)

Estudiante con cáncer podrá graduarse con el pelo largo

El caso llegó hasta una sala constitucional donde los magistrados defendieron su voluntad
Redacción | GDA
24 Julio, 2018 | 17:00 hrs.

Julián Barquero Campos ha luchado contra el cáncer por dos años y para él su cabello es una prueba de que el tratamiento contra la leucemia al que se está sometiendo, está dando resultados. Por ello, cortarse el cabello no es una opción y por esta razón llevó su caso hasta una sala Constitucional para evitar que su escuela lo obligara a cortarse el cabello.

Con base en este argumento, los magistrados de la Sala Constitucional le dieron la razón,  “Es la motivación y la alegría de saber que yo puedo andar como me sienta cómodo”. Así se expresó este colegial de 18 años sobre su cabello, cuando, este lunes, se dio a conocer el fallo de la Sala IV que obliga a las autoridades del Colegio Nuestra Señora del Pilar, en Escazú, San José, Costa Rica , a respetar su presentación personal.

Historia de una lucha. Este joven padece leucemia linfoblástica aguda desde el 2016, un tipo de cáncer en la sangre, el cual comienza en la médula ósea. Desde entonces, empezó una seguidilla de exámenes y diagnósticos que derivaron en un fuerte tratamiento oncológico que lo hizo perder el cabello y también el año lectivo.

En el 2017, mientras repetía décimo año, el centro educativo le permitió asistir a las lecciones con un sombrero, que poco a poco dejó de usar, conforme aceptó su condición. A finales del año, su cabellera empezó a crecer y alcanzó un largo mayor al permitido.

Por eso, y luego de la queja de algunos estudiantes, quienes no conocían su condición de salud, las autoridades del colegio le pidieron que se cortara el pelo y, aunque en una primera ocasión accedió al pedido, el joven no estaba preparado para dar ese paso.

“El cabello es una gran etapa y el colegio estaba adelantándome a una fase para la que no estaba listo”, argumentó Barquero al explicar por qué accedió a la primera solicitud y por qué se ha negado a partir de entonces. Para tratar de defender su posición, Julián presentó ante su centro de estudios un diagnóstico de su psicólogo, el cual recomendaba realizar una excepción para permitirle asistir a clases con el cabello largo. Sin embargo, la propuesta fue rechazada y le reiteraron que debía ajustarse a lo establecido en el reglamento interno.

Eso lo obligó a acudir a la Sala IV, donde los altos jueces resolvieron, en la sentencia unánime 2018-11723, que lo dispuesto por el Colegio Nuestra Señora del Pilar “violentaba el interés superior del menor”, entre otros motivos. La Nación consultó sobre este asunto a los voceros de la institución, pero indicaron que no han sido notificados y que, por lo tanto, no se referirán al fondo de la resolución.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS