La samonela puede transferirse de manera inmediata tra el contacto. (Foto: Especial)

¿Es verdad la “regla de los 5 segundos”?

¿Has aplicado la regla de los cinco segundos? Te contamos si es verdad o mito según la ciencia
Redacción | El Universal
26 Diciembre, 2018 | 09:00 hrs.

Esta escena puede ser familiar para ti. Estás por comer el último pedazo de una comida que estás disfrutando mucho y de pronto, en un descuido, se te cae al suelo.

Rápidamente lo tomas de suelo pensando en la “regla de los cinco segundos”, esa que dice que si algo estuvo en contacto con el suelo menos de ese tiempo aún se puede comer sin que exista riesgo de contaminación microbiana.

Pero, ¿qué tan cierta es esta teoría? Bueno, lamentamos decirte que la ciencia parece no respaldar este mito por lo que, si lo has hecho, tal vez te has comido unas cuantas bacterias.

Existen algunos estudios que han demostrado que sí existe riesgo de contagio y que éste depende de factores como el tipo y las condiciones de las superficies (si son porosas o impermeables) y el tipo de alimento, según señala información de Adiveter, empresa especializada en seguridad alimentaria.  

De acuerdo con estos estudios, el tipo de superficies determina la cantidad de bacterias que pueden concentrarse en ese punto y la cantidad de tiempo que pueden sobrevivir (varios días si las condiciones son óptimas).

Por su parte, el tipo de alimento determina qué tan fácil es para un agente patógeno adherirse al alimento pues tiene menos riesgo de contaminación un alimento seco que uno húmedo, como es el caso de las frutas.

Una de estas investigaciones, realizada por un grupo de expertos de la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur, reveló que, agentes patógenos como la salmonela, tiene la capacidad de sobrevivir en superficies secas hasta cuatro semanas y que pueden transferirse a los alimentos de manera inmediata tras el contacto.

Por su parte, otra investigación colocó algunas galletas, durante el periodo de tiempo de cinco segundos, en una superficie donde se encontraba una cepa bacterias de E. coli.

Tras el experimento se analizaron las galletas y se encontró que había presencia de las bacterias en el alimento.

Cabe mencionar que si bien no siempre se adhieren bacterias al alimento y no todas son dañinas siempre es mejor no correr el riesgo. Nadie quiere una samonela de visita en su estómago.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS