Foto: Especial

El problema de la “diabesidad”

Un estilo de vida sedentario, alimentos cargados con grasa y carbohidratos son factores que producen este padecimiento
Gabriela Noriega Orvañanos | El Universal
03 Noviembre, 2017 | 17:00 hrs.

Sin revisar las estadísticas más recientes en nuestro país me atrevo a afirmar que millones de mexicanos no han tenido éxito en cuanto al hecho de mantener su peso corporal dentro de los límites saludables (10% arriba de su peso corporal ideal para su estatura, o un IMC — Índice de Masa Corporal— de entre 20 y 25). La obesidad en México es un gran factor de riesgo para padecer diabetes tipo 2, y millones de mexicanos son actualmente diabéticos, miles de los cuales ni siquiera saben que padecen esta enfermedad.

Existen muchos factores que influyen en la prevalencia de la “diabesidad” (término que proviene de las palabras “diabetes” y “obesidad”). Un estilo de vida sedentario, alimentos altamente disponibles cargados con grasa y carbohidratos, porciones de alimentos y platillos que cada vez son más grandes, y el comer compulsivamente son tan solo algunos de ellos. La obesidad, junto con su acompañante, la diabetes tipo 2, se presentan en tres situaciones específicas: cuando tu cuerpo recibe alimentos en exceso, cuando la actividad física en tu vida es mínima y cuando tu alimentación no está equilibrada y adecuada a tus propias necesidades.

Este problema no es necesariamente una cuestión de poca voluntad al llevar una estrategia para controlar el propio peso. Miles de personas han sido engañadas con la idea de que existe una cura rápida y mágica especialmente para la pérdida de peso: dietas de moda, píldoras, gotas, cremas, lociones, jabones y parches.

Es necesario lograr un cambio en este sentido hacia un modelo de “rehabilitación” en la pérdida de peso. Hablo de rehabilitación porque este término es una palabra temible, porque implica un compromiso a largo plazo en el que hay que reconocer que la pérdida de peso es un proceso (no siempre fácil), y que la posibilidad de recuperar el peso perdido puede estar latente por siempre, si no se sigue un enfoque o propuesta multidisciplinaria compuesta por especialistas en el tema (un médico, un nutriólogo, y en su caso, un psicólogo). Este enfoque es el único que tiene la mayor probabilidad de éxito en el control de peso de forma permanente.

Una recomendación práctica que ofrezco es la siguiente: si no puedes vivir el resto de tu vida con una determinada dieta de reducción, ni siquiera la comiences. Si sólo buscas una solución rápida y mágica que no exija esfuerzo y dedicación para tu problema de peso, la ciencia, este artículo, y yo tenemos poco que ofrecerte.

 

Gabriela Noriega Orvañanos

Nutrióloga

Especialista en Nutrición Clínica y Nutrigenética

Email: [email protected]

Teléfono celular: 55 4768 5889

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS