Archivo

¿El mejor tratamiento rejuvenecedor?

Estos son algunos de los tratamientos más eficacez, pero ¿cuál es el más efectivo?
Redacción | El Universal
04 Septiembre, 2017 | 12:37 hrs.

La toxina botulínica, el ácido hialurónico y la mesoterapia son tratamientos rejuvenecedores con resultados inmediatos, que si se aplican de forma simultánea pueden retardar los efectos en el tiempo. Pero, ¿para qué sirve cada uno de ellos?

1. Bótox o toxina botulínica

Este producto relaja los músculos de forma temporal, ya que reduce los movimientos marcados en las líneas de expresión, evita que la piel se dañe más y que la profundidad de la arruga aumente.

Está dirigido a aquellas personas que empiezan a notar la aparición de líneas finas en su rostro, a partir de los 35 años, y a aquellas que quieran corregir arrugas en el entrecejo, la frente y el contorno de los ojos como las patas de gallo.

Su duración, en la primera aplicación, es de seis u ochos meses, aunque se puede alargar hasta un año si se realiza mantenimiento.

2. Ácido hialurónico

Es una molécula que se encuentra en el organismo de forma permanente y natural. Se encarga de hidratar y mantener tersa la piel.

El ácido hialurónico retiene el líquido bajo la dermis, para, desde el interior, tensarla y mantenerla luminosa. A partir de los 25 años esta molécula empieza a disminuir, lo que provoca la deshidratación y aparición de arrugas en la piel.

Al inyectarlo, se rellenan las arrugas y se devuelve la concentración de ácido hialurónico inicial. Este tratamiento está recomendado para el tercio inferior de la cara y es altamente eficaz en el relleno de los pómulos, surcos nasogenianos y arrugas alrededor de los labios.

Es eficaz, además, en el relleno de los labios para aumentarlos, el realzamiento de los pómulos, la corrección de pequeños huecos en el mentón e, incluso, para mejorar el aspecto de cuello, escote y manos.
 

3. Mesoterapia facial

Consiste en infiltraciones de ácido hialurónico con vitaminas, que proporcionan un rejuvenecimiento que retrasa la aparición de arrugas y líneas de expresión.

Este tratamiento se recomienda a partir de los 35 años de edad para obtener un aspecto más sano y vital de la piel de cara, cuello, escote y manos.

La combinación de estos tres tratamientos rejuvenecedores puede ser muy recomendable en algunos casos en que las arrugas estén muy marcadas o concentradas.

En estos casos, los músculos relajados con toxina botulínica permiten que las infiltraciones de ácido hialurónico duren más tiempo y tenga un efecto más visible. Además, permite eliminar pequeñas líneas de expresión que tras la aplicación del bótox aún quedan visibles, permitiendo mejorar los resultados finales.

 

Con información de EFE
 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS