Especial

¿Desayunar realmente mejora tu salud?

Si bien las personas obesas no perdieron peso por desayunar, las calorías consumidas en el desayuno sí propiciaban una mayor actividad física
Redacción | El Universal
18 Enero, 2018 | 09:00 hrs.

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día. Esta afirmación, sin embargo, cobra sentido con un nuevo estudio que confirma la importancia de empezar el día con un buen desayuno y no ayunar hasta mediodía para saciar el hambre.

Investigadores de la Universidad de Bath, en Reino Unido, realizaron el primer estudio aleatorio para medir los componentes del balance energético en personas que desayunan diariamente, en comparación de aquellas que sólo realizan ayunos prolongados.

Para el estudio se contó con la participación de un grupo de personas (hombres y mujeres) de entre 21 y 60 años, quienes fueron divididos en dos subgrupos. Uno que desayunaba todos los días y otro que ayunaba hasta el mediodía.

Los miembros del grupo que desayunaban consumieron al menos 700 kilocalorías y eligieron entre varios platos antes de las 11 de la mañana. La mitad de ese grupo debía ingerir aquella ración de alimentos en un margen de dos horas después de levantarse. Mientras que los que ayunaban hasta el mediodía sólo podían tomar agua.

Los resultados arrojaron que si bien las personas obesas no perdieron peso por desayunar, las calorías consumidas en el desayuno sí propiciaban una mayor actividad física, además de reducir la ingesta de alimentos a lo largo del día.

El grupo de ayuno, además, consumió alrededor de un 20% menos de energía que el grupo que desayuno todos los días, lo que indica que no compensaron la energía perdida en el desayuno al comer más después.

"Es cierto que las personas que desayunan regularmente tienden a ser más delgadas y más saludables, pero estas personas también suelen seguir la mayoría de las otras recomendaciones para un estilo de vida saludable, por lo que deben tener una dieta más equilibrada y realizar más ejercicio físico”, señaló en un comunicado James Bett, autor principal del estudio.

La investigación no reporta efectos cardiovasculares negativos en personas que ayunaron hasta el mediodía todos los días durante seis semanas, pero sí algunos efectos sobre el control metabólico.

Las evaluaciones moleculares se complementaron con datos de un dispositivo portátil que midió los niveles de glucosa. Éstas revelaron un control de la glucosa menos regulado durante la tarde y la noche en el grupo de ayuno que en el grupo de desayuno en la última semana de la prueba.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS