Especial

¿Conoces a los insectos que se usan con fines medicinales?

Los bichos no solamente son una fuente de alimento, además son utilizados con fines medicinales
Alejandra Rodríguez |El Universal
27 Diciembre, 2017 | 14:00 hrs.

La variedad de insectos comestibles en México es amplia, seguramente en alguna ocasión, por curiosidad o por gusto, has comido chapulines, que es el insecto comestible más popular en el país. Sin embargo, los bichos no solamente son una fuente de alimento, además son utilizadas con fines medicinales.

Germán Octavio López Riquelme, investigador del Centro de Investigación en Ciencias Cognitivas (CINCCO) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) señala algunos de los insectos utilizados en la farmacopea mexicana.

La abeja es uno de los insectos del cual se ha sustentado científicamente su uso en la medicina, estos tratamientos denominados apiterapia utilizan el veneno de la abeja para padecimientos como la artritis.

Las propiedades de inmunidad ante las bacterias colocan a los productos derivados de la abeja como la miel, la cera y la jalea como un antimicotico y una sustancia que no permite actuar a las bacterias.

Riquelme sostiene que el propóleo de las abejas tiene ácido cafeico, las investigaciones de dicho compuesto han demostrado que tiene propiedades antitumorales y antimetastasicas, “puede revertir el efecto de los tumores cancerígenos y su proliferación”, señala el investigador.

La investigación del ácido cafeico no ha sido probada en humanos, afirma Riquelme, aunque los resultados han sido positivos en ratas demostrando revertir los efectos de cáncer.

Las hormigas con aguijón son otro insecto que se está utilizando en la medicina para tratar alergias. Al utilizar como tratamiento el veneno de insectos es necesario hacerlo con la supervisión de un especialista, para no tener contraindicaciones.

“El uso medicinal de los insectos no esta bastante explorado en México, aunque en otros países como Estados Unidos, se está haciendo uso moscas para tratar la heridas necrosadas, las larvas se colocan en la piel en descomposición para que estas comas la piel muerta. No existe infección porque el proceso de producción del insecto es controlado en laboratorio”, explica Octavio López.

 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS