Recuerda revisar siempre si cuenta con un registro ante la COFREPRIS. (Foto: Especial)

¿Cómo diferenciar un suplemento alimenticio de un producto milagro?

Leer la etiqueta del producto es importante para saber los ingredientes que contiene
Darinka Gómez | El Universal
16 Abril, 2019 | 11:00 hrs.

Los suplementos alimenticios son productos a base de hierbas, extractos vegetales, deshidratados o concentrados de frutas que se puedan presentar en forma farmacéutica y cuya finalidad es complementar o suplir algún componente que falte en el organismo, de acuerdo con el artículo 215, fracción V de la Ley General de Salud.

Si bien los suplementos se usan para complementar las necesidades de vitaminas o minerales que los alimentos, existen muchos productos, conocidos con el nombre de “productos milagro”, que se hacen llamar suplemento pero en realidad no lo son y pueden dañar nuestra salud.

Para no caer en la trampa, Isabel Vidal, Brand Associate Nutrición Latino América de Nutrilite, te da algunos consejos para aprender a diferenciar uno del otro.

1. Asegurate de que cuente con un registro ante la COFEPRIS

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios se encarga de regular a los suplementos por lo que si el que quieres consumir está aprobado por esta institución, puedes tener la confianza de que atravesó por un periódo de prueba y es seguro para tu salud.
 

cofepris.jpg

 

2. Revisa bien la etiqueta

Por lo general los productos milagro no especifican bien los ingredientes que contienen y únicamente viene dos o tres, donde sobre todo, resaltan el producto estrella. Por su parte, un buen suplemento debe incluir una tabla nutricional completa que señale los nutrientes que contiene así como las cantidades.  

En la etiqueta y en el envase también puedes revisar si trae sellos de certificadoras oficiales, entre más respaldo tengan son más confiables.

etiqueta.jpg

 

3. Analiza la promesa del suplemento

Un buen suplemento no se caracteriza por prometer cosas milagro como reducir tallas en determinado tiempo y darte exceso de energía. Analiza lo que el producto está prometiendo y qué tan realista es que pueda cumplirlo sin dañar tu salud

sumplemento_2.jpg

 

4. Revisa la procedencia del producto

Ahora con internet ya es más fácil monitorear la procedencia de los productos. Puedes entrar a su página, buscar referencias. Procura investigar dónde se elabora, cuáles son sus patentes, de qué país viene, que certificadoras los respaldan y todo lo que puedas saber sobre su origen.

sumplementos.jpg

 

5. Consulta a tu médico

Por muy saludable y seguro que sea un suplemento cada organismo es diferente y nunca de sabe cómo puedes reaccionar. Es por eso que un médico debe asesorarte sobre qué producto tomar y en qué cantidades.

Si hay alguno que te interese tomar por recomendaciones consulta a primero a un especialista, no te dejes guiar por los comentarios en internet o porque a una amiga le hizo muy bien, cada cuerpo reacciona de manera diferente.

consulta_medico_0.jpg

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS