Especial

¿Cómo afecta la “solitaria” a la salud?

Cuando alguien no se lava las manos frecuentemente, la transmisión sucede
Redacción | El Universal
01 Febrero, 2018 | 09:00 hrs.

Los parásitos intestinales son el problema de salud más persistente en el mundo, que afecta tanto a niños como adultos. Los más comunes son áscaris y taenia solium, también llamada lombriz “solitaria”, ambas alojadas en el intestino de la persona.

Estos parásitos se encuentran en la materia fecal, que al contaminar el agua, suelo y otros objetos pasan a los alimentos sucios o mal cocidos hasta llegar al intestino de la persona. Por eso, cuando alguien no se lava las manos antes de comer, después de ir al baño o al preparar alimentos, la transmisión sucede.

En el caso de la “solitaria”, explica el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), durante su ciclo de vida produce huevos, llamados cistercos, los cuales se hospedan y afectan al cerebro, ojos y músculos, ocasionando una enfermedad conocida como cisticercosis.

Los síntomas que una persona con lombriz solitaria padece son dolor de estómago y cabeza, pérdida de peso y flatulencias.

La parasitosis, sin embargo, invade otros órganos, como corazón, hígado y pulmón, a través de la circulación. Cuando esto ocurre, el padecimiento se manifiesta con palidez y diarrea, por lo que su tratamiento debe ser a la brevedad para evitar complicaciones que requerirán manejo quirúrgico.

Un caso extraño, documentado en 2015, dio cuenta de una posible transmisión de células cancerígenas de una “solitaria” a un humano, cuando ésta se encontraba en el intestino delgado.

En ese entonces, los investigadores publicaron en el New England Journal of Medicine que un hombre infectado de VIH había muerto por tumores en el pulmón y en ganglios linfáticos.

Después de realizar un análisis a los tumores, encontraron que las lesiones por la enfermedad lucían diferentes, además de que las células dañadas eran 10 veces más pequeñas que las células cancerígenas humanas. Éstas contenían el ADN de la “solitaria”.

Esto, sin embargo, no significa que las personas con este parásito vayan a tener cáncer, sino que se tendrá una nueva visión entre la persona y la “solitaria”, y de cómo es la relación entre cáncer e infección.

Para evitar una infección por parásitos intestinales, el IMSS recomienda hervir el agua para beber por al menos un minuto, en especial cuando la ingieren lactantes y niños, así como no caminar descalzo o con calzado abierto en suelos de tierra o arena húmedos.

Además de desparasitarse al menos dos veces al año en comunidades rurales y una vez en zona urbana.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS