La combinación tóxica de grasa y colesterol en la dieta afecta el comportamiento de un tipo de glóbulos blancos. (Foto: Especial)

Comer mucha grasa puede provocar hígado graso mortal

La esteatohepatitis no alcohólica puede progresar a cáncer de hígado, especialmente en personas con obesidad
Redacción | El Universal
09 Enero, 2019 | 14:00 hrs.

Una nueva investigación añadió a la lista de alimentación no recomendable a las dietas altas en grasas y colesterol. Y es que este tipo de alimentación puede desencadenar cambios en el sistema inmunológico y una forma grave de enfermedad del hígado graso no alcohólico.

La enfermedad, conocida como esteatohepatitis no alcohólica, puede progresar a cirrosis o cáncer de hígado, especialmente en personas con obesidad o diabetes tipo 2.

“Hay una necesidad urgente de comprender mejor las causas de la progresión de la enfermedad del hígado graso no alcohólico para que las terapias exitosas puedan ser diseñadas y llevadas a la práctica clínica”, señaló el autor principal del informe, Hugo Rosen.

La investigación, publicada en Hepatology, demostró cómo una combinación tóxica de grasa y colesterol en la dieta afecta el comportamiento de los macrófagos, un tipo de glóbulo blanco, en el hígado.

Además de detallar los eventos que ocurren en el sistema inmunológico y que, posteriormente, conducen al tipo de inflamación y cicatrización del hígado observado en personas con esteatohepatitis no alcohólica. Esto a través de un modelo de ratones alimentados con niveles variables de grasa y colesterol.

Una vez alimentados los ratones, el equipo encontró que la combinación de ambos tenía una acción sinérgica perjudicial en los genes que regulan la inflamación del hígado y la cicatrización. Mientras que el colesterol modificó la expresión génica en los macrófagos humanos y de ratón asociados con la inflamación.

La investigación, agrega el autor, no sólo define cómo la grasa y el colesterol dan forma a la progresión de la inflamación y cicatrización del hígado, sino también identifica vías potenciales que pueden ser dirigidas para futuras terapias.

“Eso nos podría acercar más a encontrar un tratamiento para una enfermedad que afecta a millones de personas. Vive en todo el mundo”, finalizó.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS