La lactancia materna previene la obesidad infantil. (Foto: Especial)

¿Por qué es importante un parto natural?

Especialistas señalan que el parto natural podría reducir problemas de alergias
Paula Leighton N. | El Mercurio
10 Julio, 2018 | 12:00 hrs.

La exposición a la microbiota materna desde el nacimiento y la lactancia pueden proteger al niño de numerosas patologías crónicas, incluyendo alergias, asma, obesidad y diabetes. La obesidad infantil empieza a gestarse mucho antes de que los niños puedan ingerir dulces, papas fritas o bebidas azucaradas.

Un estudio con mil 87 lactantes, publicado en la revista JAMA Pediatrics, detectó que 33,3% de los que hasta los tres meses fueron alimentados exclusivamente con fórmula tenían sobrepeso al año de vida, en comparación con 19,2% de los que recibieron lactancia materna exclusiva.

La razón, dicen los autores, se explicaría en parte por la composición "significativamente distinta" del tipo de microorganismos que residían en los intestinos de ambos grupos: la llamada microbiota intestinal. La leche materna, concluyen los autores, "protege del sobrepeso y la microbiota intestinal contribuye a este efecto".

"Las técnicas de secuenciación de ADN nos están permitiendo conocer los microorganismos que habitan en el cuerpo humano y tener evidencia de que cambios en la microbiota se asocian a enfermedades como obesidad, alergias, asma, enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes y síndrome metabólico", dice el doctor Roberto Romero, director del Programa de Investigación Perinatal y Obstetricia del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE.UU.

Pero antes de la lactancia, otro momento fundamental de traspaso de microbiota desde la madre al hijo es el paso por el canal de parto. Ahí el recién nacido es colonizado por la microbiota vaginal materna.

En los niños nacidos por cesárea, en cambio, su microbiota es más parecida a la de la piel de su madre. "Hoy se piensa que la distinta composición de ambas microbiotas podría explicar por qué los niños nacidos por cesárea tienen más riesgo de enfermedades crónicas a largo plazo", señala el doctor Paul Harris, jefe del Dpto. de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica de la U. Católica.

Harris dirige el estudio Renace, que busca avanzar en ese conocimiento analizando la microbiota de niños que nacieron por cesárea y por parto normal y el desarrollo de alergias e infecciones hasta sus dos años de vida.

"Hay mucha evidencia de que la microbiota de la madre y la del niño hasta su segundo año de vida puede jugar un rol en el desarrollo de dermatitis atópica, asma, alergias alimentarias y rinitis alérgicas", agrega el doctor Arturo Borzutzky, inmunólogo del departamento de Enfermedades Infecciosas e Inmunología Pediátrica de la UC y director del estudio ARIES, financiado por Conicyt.

"Por ejemplo, se han identificado bacterias que combaten a microorganismos patógenos que causan lesiones de piel en la dermatitis atópica. Entonces, se podrían cultivar bacterias 'buenas' que cumplan un rol de ese tipo o que modifiquen la microbiota intestinal para cambiar el curso de ciertas enfermedades", señala Borzutzky.

En el ámbito de la prevención, señala Harris, este nuevo conocimiento podría "reforzar la promoción del parto vaginal y la lactancia materna y desincentivar aún más acciones que alteran la composición y diversidad de la microbiota sana, como el consumo de antibióticos, los ambientes excesivamente sanitizados y la falta de contacto del niño con la naturaleza y animales domésticos", que contribuyen a diversificar la microbiota y fortalecen el sistema inmune.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS