Especial

Las 2 ETS más peligrosas para las mujeres

Anualmente unos 357 millones de personas contraen alguna enfermedad de transmisión sexual
Alejandra Rodríguez |El Universal
05 Febrero, 2018 | 10:00 hrs.

Las Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS) son una preocupación constante cuando ejerce la sexualidad sin los cuidados adecuados. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anualmente unos 357 millones de personas contraen alguna de estas cuatro infecciones de transmisión sexual: clamidiasis, gonorrea, sífilis y tricomoniasis.

El ginecólogo Manuel Sánchez Hermosillo, señala que existen dos infecciones de transmisión sexual, que atacan de manera más severa a las mujeres.

1. Virus de Papiloma Humano

El Virus del Papiloma Humano o VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente en el mundo, presente en 660 millones de personas. La mayoría de estos virus desaparecen sin ninguna intervención, unos meses después de haberse contraído, y sólo alrededor del 90%, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El principal riesgo para las mujeres al contraer esta enfermedad radica en que de no ser atendida o bien muy severa puede desarrollarse cáncer cervicouterino.

En la mayor parte de los casos, esta enfermedad es asintomática, Sin embargo, algunos síntomas son sangrado vaginal irregular entre el periodo menstrual o después de haber tenido relaciones sexuales, dolor de espalda, cansancio, pérdida de peso y flujo vaginal oloroso.

2. Clamidia

Aunque es una de las infecciones de transmisión sexual más fácil de tratar, la clamidia puede causar daños graves y permanentes en el aparato reproductor femenino y hacer más difícil que una mujer quede embarazada en el futuro. Esta enfermedad es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis.

Al igual que las otras ETS, la clamidia no presenta síntomas o estos pueden aparecer semanas después de haber contraído la bacteria. Entre ellos se encuentran secreción vaginal anormal, sensación de ardor al orinar y dolor e inflamación.

Estas enfermedades a menudo son asintomáticas, por lo que su detección puede ocurrir en etapas avanzadas. El ginecólogo recomienda que ante la presencia de cualquier anomalía en el área vaginal o alguna molestia es necesario acudir de inmediato al doctor para una evaluación, y bajo ninguna circunstancia automedicarse.