Una dieta baja en vitamina E podría aumentar el riesgo de anencefalia. (Foto: Especial)

¿Estás embarazada? Es necesario que comas frutos secos

Alimentos ricos en vitamina E debieran ser parte importante en la dieta de la mujer en edad fértil, para prevenir la anencefalia
Paula Leighton N. | El Mercurio
12 Abril, 2018 | 11:00 hrs.

Investigación en Chile detectó que una dieta con bajos niveles de vitamina E —presente en esos alimentos y en aceites vegetales— se asocia a malformaciones cerebrales en las primeras semanas del embrión.

Así lo proponen investigadores de la Escuela de Medicina de la U. Católica y la Red de Salud UC Christus, tras realizar un estudio en ratones preñadas con una mutación que les genera una deficiencia importante de vitamina E, una vitamina liposoluble que se encuentra principalmente en alimentos de origen vegetal como frutos secos (almendras, cacahuates, avellanas), semillas de girasol, aguacate, verduras de hoja verde como espinacas, acelgas y brócoli, y aceites vegetales, incluyendo maravilla, oliva y soya.

Antes del embarazo

En un estudio financiado por Fondecyt, los investigadores descubrieron que la mitad de los ratones genéticamente modificados para no expresar un receptor llamado SR-BI tenían defectos en el desarrollo del tubo neural anterior, una estructura que da origen al cerebro y la médula espinal.

Dicha malformación causa anencefalia, es decir, falta de la mayor parte del cerebro y del cráneo. Como resultado, la cría —o el bebé en el caso de los humanos— nace muerta o sobrevive solo algunas horas después de nacer.

"SR-BI transporta la vitamina E de la madre al embrión. En nuestros experimentos vimos que, al estar ausente este receptor, los embriones tenían deficiencias severas de esta vitamina", explica la doctora Dolores Busso, Profesora Asociada del Dpto. de Nutrición, Diabetes y Metabolismo de la PUC y coautora del estudio.

El defecto en el cierre del tubo neural se previene completamente al darles a las hembras un alimento suplementado con vitamina E, según el estudio, publicado en la revista Scientific Reports, del grupo Nature.

A la luz de estos resultados, los investigadores plantean que alimentos ricos en vitamina E debieran ser parte importante en la dieta de la mujer en edad fértil, para prevenir la anencefalia.

"Iniciar su consumo una vez que se confirma el embarazo ya es tarde, porque la formación del tubo neural se completa en la tercera semana de gestación, cuando la mujer aún no sabe que está embarazada", dice Busso.

Marcelo Farías, gineco-obstetra de la Red de Salud UC Christus, indica que si bien las malformaciones del sistema nervioso central en Chile han bajado hasta en 60% con la indicación de ácido fólico y la suplementación de harinas con esta vitamina del complejo B, aún se producen casos de anencefalia en mujeres que lo consumen. Este riesgo aumenta en aquellas con diabetes, obesidad extrema o que consumen algunos fármacos anticonvulsivantes.

"Una dieta baja en vitamina E podría aumentar el riesgo de anencefalia, por lo que en las recomendaciones de dieta saludable es importante reforzar el consumo de alimentos que la contengan, sobre todo considerando que en Chile la ingesta de frutas y verduras es baja", agrega el especialista.

El equipo de Busso obtuvo un nuevo proyecto Fondecyt, que les permitirá analizar en ratones si la malformación depende de la ingesta de vitamina E y del grado de obesidad de las madres.

Precaución

Si bien en farmacias se venden suplementos de vitamina E, su consumo no se aconseja para reemplazar alimentos que la contienen en forma natural. Altas dosis de este suplemento pueden elevar el riesgo de sangrado y hemorragia cerebral en quien los consume y de defectos congénitos en el feto.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS