Las bondades de un parto natural incluyen menor pérdida de sangre y escasas posibilidades de infección. (Foto: Especial)

¿Conoces los beneficios de tener un parto natural?

En él la madre juega un papel preponderante en el nacimiento del bebé
Rocío Mundo | El Universal
12 Marzo, 2018 | 10:00 hrs.

En las últimas décadas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las intervenciones médicas, reservadas hasta hace algunos años para partos de alto riesgo, han ido en aumento.

Por ello, una de las 56 recomendaciones de la OMS resalta la importancia de que las madres conozcan la existencia de un derecho humano a un parto lo más natural posible y bajo su control.

Además de recordar a los médicos, los riesgos a corto y mediano plazo que conllevan las cesáreas.

“Es una práctica barbárica y se ha convertido casi en rutinaria, a pesar de que sus bondades son casi un mito”, mencionó Olufemi Oladapo, del departamento de Salud Reproductiva del organismo mundial.

A diferencia de esta práctica, los beneficios de un parto natural son numerosos. En él la madre juega un papel preponderante en el nacimiento del bebé.

El ginecólogo Manuel Sánchez Hermosillo indica que las bondades de un parto natural incluyen menor pérdida de sangre y escasas posibilidades de infección. Además de mantener los niveles adecuados de azúcar y mayor oxigenación de la placenta.

Para el bebé, este tipo de parto también tiene beneficios pues le ayuda a fortalecer su sistema de defensa, debido a que se impregna de bacterias localizadas en el canal de parto, y le aporta energía y calor.

A estos, Georgina Centeno, especialista en ginecología y obstetricia, añade la generación de hormonas que lo mantienen en estado de alerta, una adaptación más rápida al medio y favorece la expulsión de líquido de sus pulmones.

“Todas las mujeres pueden tener un parto natural”, asegura Centeno. Sin embargo, por sus condiciones médicas, como una placenta previa que obstruye el canal de parto o previo sometimiento a cirugías laparoscópicas, para algunas de ellas están implicados serios riesgos.

Ante ello, los factores que se deben tomar en cuenta para optar por una práctica no quirúrgica son tamaño del bebé y de la pelvis, óptima capacidad de oxigenación del niños y que éste se encuentre de cabeza.

“Si a la paciente se informa cuáles son los pasos cuando tiene un parto y se le enseña a respirar es más fácil que contenga mejor el dolor”.