El síndrome de Hybris puede presentarse a cualquier edad. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si alguien tiene la "enfermedad del poder"?

El síndrome de Hybris puede aparecer cuando se tiene tiene poder sin límite
Abigail Gómez |El Universal
07 Mayo, 2018 | 13:00 hrs.

Fue David Owen, médico británico y autor de El poder y la enfermedad quien planteó por primera vez que el afán desmedido de algunas personas por ostentar el poder podía ser resultado de un peligroso trastorno mental. A partir de entonces se conoce como Hybris a la llamada enfermedad del poder.

En el artículo “Síndrome de Hybris: ¿un trastorno de personalidad adquirido? Un estudio de presidentes de EE. UU y primeros ministros del Reino Unido en los últimos 100 años” se señala que“el síndrome de hybris es un desorden de la posesión de poder, particularmente el poder que se ha asociado con un éxito abrumador, mantenido durante un período de años y con una restricción mínima sobre el líder”.

 El análisis, publicado en la revista Brain: a journal of neurologytambién explica que este síndrome seconsidera una condición adquirida y diferente a la mayoría de los trastornos de la personalidad que aparecen en la edad adulta pues este síndrome se desarrolla sólo después de que una persona se ha mantenido en el poder durante un largo período de tiempo y, por lo tanto, se manifiesta a cualquier edad.

 Parece lógico señalar que los dictadores son particularmente propensos a este exceso de arrogancia debido a que no existe ningún tipo de limitación para su comportamiento. “Para un líder democrático el hecho de ser elegido para un alto cargo es un evento significativo. Las victorias electorales posteriores parecen aumentar la probabilidad de que el comportamiento arrogante se convierta en el síndrome de hybris”, explica el artículo.

De acuerdo con lo establecido por David Owen, cuando propuso la existencia de este trastorno, las personas con síndrome de Hybris pueden presentar una o varias de  las siguientes características: se glorifica constantemente, le preocupa en gran medida su imagen personal, se exalta al hablar,  muestra excesiva confianza en sí mismo, manifiesta desprecio por los demás, pierde contacto con la realidad, se siente guiado por una fuerza superior, entre otras

QUÉ DICEN LOS USUARIOS