Muchos lo han calificado como uno de los peores casos de asesinos seriales en México

¿Cómo es el perfil psicológico del “Monstruo de Ecatepec”?

El individuo tiene alucinaciones y las percibe como parte de la realidad. (Foto: Especial)
Darinka Gómez | El Universal
10 Octubre, 2018 | 19:00 hrs.

Juan Carlos “N”, presunto feminicida de Ecatepec, fue detenido mientras empujaba un carriola con restos humanos. Muchos lo han calificado como uno de los peores casos de asesinos seriales en México debido a la saña que usó en contra de sus víctimas, todas ellas mujeres.

Diagnosticado con trastorno de la personalidad y con trastorno psicótico, recientemente se filtró una entrevista en la que especialistas hablan con el presunto asesino sobre su pasado y sobre los asesinatos.

Al preguntar sobre algunos aspectos psicológicos que puedan ser revelados en la entrevista el psicólogo, Juan Pablo Martínez Herrera, menciona que es muy arriesgado realizar un análisis de la psicología de esta persona basada únicamente en la entrevista pues “un perfil psicológico es algo muy complejo que toma tiempo y no debe hacerse sin conocer la totalidad del contexto”.

A pesar de esto, señala que hay aspectos que los especialistas en salud mental que lleven el caso en el futuro podrían llegar a considerar al momento de estudiar la mente de este individuo.

1. Tiene alucinaciones y las percibe como parte de la realidad (“No estoy loco, yo lo veo”, señala en la entrevista sobre el hecho de que veía un perro). En este sentido, “los especialistas deben determinar si se trata de alucinaciones visuales, auditivas, sensoriales o de los tres tipos”; explica el psicólogo.

2. Sufrió un traumatismo craneoencefálico (“Yo caí de dos pisos. Pegué con el concreto”).

3. Vivió violencia física y sexual (“Esa mujer me hacía hacerle cosas que a mí me desagradaban bastante”).

4. Existe consumo de sustancias  (“En el ejército me dieron a probar cocaína”).

A pesar de que existen muchos factores que pudieron haber motivado los asesinatos, el especialista señala que no todas las personas que tienen estas variantes comenten crímenes de este tipo, por lo que es importante que se elabore un buen perfil de este sujeto.

“Los perfiles psicológicos de este tipo de individuos pueden ser muy útiles para que en un futuro puedan atraparse a otras personas que tengan patrones similares. En Estados Unidos es donde mejor se trabaja esta parte, se hacen perfiles y los expertos pueden usarlos para tratar de entender cómo actuará algún otro asesino serial que surja y también para prevenir que ocurran otros casos”, comenta.

Si bien los factores antes mencionados no justifican su acciones, sí lo distinguen de otro tipo de feminicidas y lo vuelven mucho más peligroso ya que los asesinos organizados y sistemáticos pueden causar más daño y a un mayor número de personas.

“Hay feminicidas que pueden matar a una mujer en un arranque de ira o celos; sin embargo, esta persona actúa de una manera sistemática, planificada, es plenamente consciente de lo que hace está haciendo, sabe por qué lo está haciendo y considera que está bien, esto lo vuelve mucho más peligroso ya que no hay arrepentimiento, e incluso, parece que se ve a sí mismo como un justiciero”, señala.

A pesar de que aún no existe un diagnóstico o calificación oficial el llamado “Monstruo de Ecatepec” ya ha sido señalado como un asesino serial. Al respecto, el estudio “Perfil psicológico de un asesino serial”,  realizado por la Universidad de Buenaventura, en Colombia, señala lo siguiente:

“Según el FBI, los asesinos en serie son personas que matan por lo menos en tres ocasiones con un intervalo entre cada asesinato. Los crímenes cometidos son resultado de una compulsión, que puede tener sus orígenes en la juventud o en desajustes psicopatológicos del asesino”.

El artículo también explica que estas personas con frecuencia tienen antecedentes de abuso ya sea físico, sexual o psicológico, “toda vez que existe una correlación entre los abusos de su infancia y los crímenes que cometen... además de antecedentes de trastornos mentales que también pudieron estar presentes en otros miembros de la familia”.

Por último, cabe mencionar que el doctor Joel Norris, uno de los principales expertos del FBI en el tema, ha descrito que un asesino serial atraviesa por distintas fases:

1. Fase áurea: el crimen comienza a gestarse en su cabeza en forma de fantasía.

2. Fase de pesca: el asesino comienza con la búsqueda de su víctima.

3. Fase de seducción: con frecuencia el asesino siente un placer especial en atraer a sus víctimas generando un falso sentimiento de seguridad. Muchos de ellos son seductores y generan confianza en sus víctimas y también en otras personas.

4. Fase de captura: cuando la víctima es atrapada, cuando cae en la trampa del asesino.

5. Fase del asesinato: si el crimen es un sustituto del sexo, como es frecuente, el momento de la muerte es el clímax que buscaba desde que comenzó a fantasear con el crimen. Se trata de un placer intenso pero transitorio, por lo que siempre busca asesinar de nuevo

QUÉ DICEN LOS USUARIOS