Especial

¿Cómo ejercitar la memoria?

La memoria es una función fundamental del ser humano e importante para que podamos afrontar nuestra vida cotidiana
Alejandra Rodríguez |El Universal
16 Noviembre, 2017 | 13:00 hrs.

La memoria es una función fundamental del ser humano e importante para que podamos afrontar nuestra vida cotidiana, sin memoria los recuerdos, el aprendizaje, las relaciones sociales y el conocimiento no sería posible.

César Casasola Castro, psicofisiólogo del Laboratorio de Farmacología de la Memoria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que existen sistemas múltiples de memoria en distintas áreas del cerebro como el lóbulo temporal medio, el hipocampo, la corteza frontal; que son las áreas de asociación, entre otras estructuras cerebrales.

La memoria se atrofia por distintas causas como alteraciones genéticas, deterioro del estado de salud, infecciones, parásitos, contusiones, traumatismo craneoencefálico, consumo de sustancias neurotóxicas como las drogas y el desuso.

El especialista distingue que en el proceso de la memoria existe un envejecimiento sano y uno patológico. El primero se asocia a la capacidad de pensamiento y memoria que permite adaptarnos a nuestro entorno, pese al transcurrir de los años. En el envejecimiento patológico si existe una alteración y daño que afecta significativamente nuestras habilidades cognitivas.

Algunos consejos que señala César Casasola para ejercitar nuestra memoria son:

  • Mapas espaciales. Que consiste en aprender nuevas rutas para llegar a distintos destinos.

  • Aprender un nuevo idioma. El mantener nuestro cerebro ocupado y aprendiendo algo nuevo, como es el caso de un idioma puede aplazar la aparición de un cuadro de demencia.

  • Hacer ejercicios donde tengamos que almacenar información y evocarlos tiempo después ya sea minutos, horas o días.

Cualquier condición que genere un reto para el sistema nervioso va ser benéfico para la memoria.

La memoria es igual de importante en todas las etapas de nuestra vida, “si en algún momento experimentamos que nuestra capacidad de memoria no es la hay que acudir a con un neurólogo, geriatra, psicólogo o psiquiatra”, recomienda Casasola Castro.

En el caso de los estudiantes tienen que acudir con un psicopedagogo o psicólogo educativo  para tratar los problemas de aprendizaje y memoria.

“Tenemos que cuidar, fortalecer y promover la memoria como cualquier otro de nuestros órganos y funciones corporales”, sugiere César Casasola.