El apoyo familiar es importante para los niños transgenero

¿Cómo afecta a alguien transgénero no ser llamado por el nombre que eligió?

Los niños transgénero que usan su nombre corren menos riesgo de suicidio
Amalia Torres I El Mercurio
11 Mayo, 2018 | 13:00 hrs.

No da lo mismo cómo se los llame. "Uno de los mayores impulsores de ansiedad y depresión entre los niños transgénero es el rechazo de su familia o compañeros. Es importante usar su nombre y pronombre preferidos a cualquier edad. Cuando no lo haces, los niños pueden internalizarlo como si no los apoyaras por ser transgénero.

Derivado de esto, los pequeños pueden retornar al clóset ya que este secretismo, y miedo al juicio y al rechazo, pueden volverlos ansiosos y deprimidos", dice en entrevista con El MercurioJack Turban, psiquiatra e investigador de identidad de género pediátrica del Hospital General de Massachusetts y del Hospital McLean, de la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU).

Turban lleva seis años estudiando la identidad de género. El año pasado publicó un artículo en el Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, en el que jóvenes transgénero explicaban por qué era tan importante para ellos recibir el nombre con el que se sienten representados.

"Quiero que la gente me entienda y respete por la persona que soy. Cuando me llamas por un nombre equivocado o un pronombre que no corresponde, se siente como un insulto. (...) Sé que para la gente que no es transgénero esto puede ser confuso, pero por favor, trata realmente de llamarme por mi nombre y pronombre correctos, eso demuestra que te preocupas por mí y me respetas. Si no estás seguro de cómo llamarme, pregunta", dice uno de los testimonios que recogió Turban.

Dos semanas atrás, un estudio de la Universidad de Texas llegó a la misma conclusión: Si no se permite que los jóvenes transgénero utilicen los nombres que eligieron, aumenta el riesgo de depresión y suicidio.

"Nosotros demostramos que mientras son capaces de usar el nombre que eligieron en más contextos, más fuerte es su salud mental", explica Stephen T. Russell, profesor y presidente del Departamento de Desarrollo Humano y Ciencias de la Familia de la U. de Texas en Austin.

Para el estudio se entrevistó a 129 transgéneros de tres ciudades de EE.UU., que tenían entre 15 y 21 años, y se les preguntó si en el colegio, casa, trabajo y con amigos podían usar el nombre que habían elegido y que no correspondía con su sexo genital.

La investigación, una de las más extensas sobre jóvenes transgénero realizada hasta la fecha, concluyó que comparados con los queno podían usar su nombre elegido en ningún contexto, los jóvenes que usaban su nombre en las cuatro áreas tenían 71% menos síntomas de depresión severa, 34% menos pensamientos suicidas y 65% menos intentos de suicidio.

Turban agrega que según los estudios existentes, la gran mayoría de los adolescentes transgénero que llegan a la pubertad van a seguir identificándose como transgénero en la adultez. "Hay algunos casos muy raros que inician la atención hormonal afirmativa de género y luego deciden suspender el tratamiento. Algunos de estos pacientes explican que someterse a intervenciones hormonales era vital para llegar a una comprensión sólida de su identidad de género. Con un 40% de intentos de suicidio entre las personas transgénero a lo largo de sus vidas, el riesgo de evitar la transición social y/o médica casi siempre supera el riesgo de arrepentimiento de una pequeña minoría de pacientes".