Especial://Asociación Española de Afectados por Acromegalia

Yésika, la mujer cuyos órganos no paraban de crecer

A diferencia del gigantismo, la acromegalia se produce durante la edad adulta
Redacción | El Universal
08 Febrero, 2018 | 08:00 hrs.

Desde pequeña a Yésika siempre le gustó hacer deporte, también arreglarse. Pero poco a poco su cuerpo comenzó a cambiar, razón para que la gente la mirara de forma extraña.

Para ella el diagnóstico tardó 10 años y, asegura, fue por pura casualidad gracias a un médico que se fijó en sus rasgos. Ahora, Yésika está curada. Sus rasgos se han suavizado, aunque para sentirse mejor ha decidido operarse.

La historia de Yésika forma parte de la campaña #MiraTusFotos, creada por la Asociación Española de Afectados por Acromegalia con la finalidad de dar a conocer esta enfermedad y tener un diagnóstico más oportuno.

De acuerdo con la Clínica Universidad de Navarra (CUN), la acromegalia es un padecimiento endocrino poco frecuente, ocasionado por un tumor benigno en la hipófisis, lo que genera un exceso de producción de la hormona de crecimiento.

Las personas con esta condición presentan agrandamiento de pies y manos, labios gruesos, alteración de rasgos faciales y dientes espaciados. Aparte de los cambios en la fisonomía, es frecuente que se manifieste dolor de cabeza, hipertensión arterial, elevación de colesterol y diabetes mellitus.

Los síntomas se presentan de forma lenta y progresiva. Pese a esto, por lo general la enfermedad se diagnostica 10 y 15 años después del inicio de los signos.

“Lo más duro de esta enfermedad es no saber que la tienes, pero sospecharla es tan sencillo como mirar tus viejas fotos”, señala Yésika.

En ocasiones, los síntomas se identifican con cambios normales en el envejecimiento, lo que favorece un diagnóstico equivocado. Sin embargo, un dictamen rápido es fundamental para intentar revertir la situación y hacer que la persona tenga un buena calidad de vida.

A diferencia del gigantismo, enfermedad endocrina que surge en la adolescencia o niñez, la acromegalia se produce durante la edad adulta provocando un cambio sistémico en el organismo, por lo que al crecer sin parar, los órganos cambian de morfología y función.

Se estima que entre 40 y 70 personas por cada un millón de habitantes padece esta enfermedad; sin embargo, los últimos estudios indican que la prevalencia es mayor, afirma la Asociación de Afectados por Acromegalia.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS