Especial

¿Qué pasa en tu cuerpo si te aplican una vacuna caducada?

Su principal propósito es estimular el sistema inmunológico del ser humano para generar una protección
Alejandra Rodríguez |El Universal
12 Febrero, 2018 | 08:00 hrs.

Seguramente en más de una ocasión has deseado que no se te aplique una vacuna, sin embargo, sus beneficios para combatir enfermedades son muchos mayores que los riesgos, aunque es verdad que suelen doler.

Las vacunas son un producto biológico cuya dosis contiene una porción de un microorganismo que causa una enfermedad, su principal propósito es estimular el sistema inmunológico del ser humano para generar una protección.

Cuando la persona se expone al microorganismo contra el cual está vacunado, el cuerpo tiene la capacidad de generar un respuesta y así no enfermarse. De este modo, los efectos de la patología son menos graves.

Las vacunas necesitan ser almacenadas y manejadas apropiadamente o pueden perder potencia y volverse menos efectivas, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En lo que se refiere a la fecha de caducidad, José Antonio Absalón, farmacólogo clínico y médico internista de la Universidad Lasalle, señala que las vacunas tienen una caducidad que se relaciona con la eficacia del producto, “lo que disminuye cuando caducan es la inmunogenicidad, que es la capacidad de generar inmunidad frente a la enfermedad que protege la vacuna”.

Las vacunas al caducar no se descomponen como lo hace un alimento, pero sí disminuye su respuesta inmune, por ejemplo, si se administra una vacuna caducada que reacciona contra el virus de la influenza estacional, el medicamento no va tener el efecto deseado, es decir, no va proteger.

Absalón afirma que las reacciones adversas de las vacunas, como fiebre, mala cicatrización o alguna otra reacción alérgica son reacciones de hipersensibilidad de cada individuo; se presentan por la inducción de agentes extraños al cuerpo, y pueden manifestarse cuando la vacuna esté caducada o no.

Si en algún momento se te administra una vacuna caducada, el especialista recomienda pedir que se vuelva a inyectar la vacuna, pues conforme mayor sea el tiempo de haber caducado, menor será la protección.

Para no exponer al paciente, se recomienda dejar pasar 28 días de diferencia entre la aplicación de la vacuna caducada y la correcta. En este periodo disminuye la reacción de inmunidad o alérgica que pudo presentar la persona.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS