Especial

¿Qué hizo Bruce Willis para dejar de tartamudear?

Existe como factor de riesgo un predisposición hereditaria, aunque también intervienen factores ambientales
Redacción | El Universal
08 Enero, 2018 | 08:00 hrs.

Para poder expresar de manera ideal sus diálogos, un actor debe dominar el uso del lenguaje. Se pensaría que alguien tartamudo no puede acceder a esta profesión, sin embargo, el famoso actor de cine Bruce Willis, desde niño se enfrentó a esta enfermedad.

El suceso que impactó a Bruce Willis y desencadenó la dificultad del habla fue el divorcio de sus padres. En la campaña #SomosCapaces, Willis declaró:  “Casi no podía hablar, me tomaba hasta tres minutos completar una frase. Es frustrante para cualquiera que desee expresarse, ser escuchado, pero no puede. Era aterrador”.  

Las dificultades para hablar son la principal conflicto que tienen las personas con este padecimiento. La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA) señala que  la tartamudez afecta la fluidez del habla.

Comienza durante la niñez y, en algunos casos, dura toda la vida. Este trastorno se caracteriza por las interrupciones en la producción de los sonidos del habla, también denominadas disritmias o disfluencias.

La mayoría de las personas producen breves disritmias de vez en cuando. Por ejemplo, se repite algunas palabras, y otras van precedidas por "mm" o "eh, y con frecuencia incluye repeticiones de palabras o partes de las palabras, además de prolongaciones de los sonidos del habla.

Bruce Willis no se dió por vencido y encontró la solución a su enfermedad en el teatro. Frente al público, él descubrió que podía vencer su discapacidad. “Cuando me volvía otros personajes, durante una obra, la tartamudez desaparecía. Era fenomenal”, afirma el actor.

Una terapia del lenguaje y de comportamiento es ideal para tratar a las personas que tienen este trastorno.

La tartamudez no es contagiosa ni se produce por imitación, existe como factor de riesgo un predisposición hereditaria, aunque también intervienen factores comunicativos del medio familiar y social para desencadenar esta dificultad.

La ASHA, señala que los tratamientos para tartamudos están diseñados para enseñar a la persona destrezas o comportamientos específicos que le ayuden a obtener una mejor comunicación oral.

Los especialistas en el lenguaje deben enseñar a las personas que tartamudean a controlar o vigilar el paso al que hablan, y conducirlos para empezar a aprender a decir las palabras de una manera un poco más lenta y con menos tensión física.

Controlar y vigilar la respiración son algunos de los aspectos que deben controlar los tartamudos, si se practica utilizando oraciones y frases cortas a un paso más lento de lo normal, hasta lograr expresarlas con facilidad y sin interrupciones, se generará mayor confianza entre los pacientes.