Sin atención médica inmediata pueden producirse daños severos al organismo. (Foto: Especial)

¿Qué hacer si alguien toma cloro por accidente?

Ante el consumo accidental de cualquier químico, es recomendable acudir con el médico para una valoración inmediata
Redacción | El Universal
12 Septiembre, 2018 | 08:00 hrs.

El hipoclorito de sodio disuelto en agua toma el nombre de cloro doméstico. Éste es uno de los componentes principales de blanqueadores, purificadores de agua y productos de limpieza, que si se usa de manera inadecuada puede causar intoxicaciones graves. Los daños son diversos desde una irritación estomacal hasta quemaduras en el esófago.

De acuerdo con la Guía de Referencia Rápida. Diagnóstico, manejo inicial y criterios quirúrgicos en quemaduras de esófago por cáustico, del Consejo de Salubridad General, los síntomas de una posible intoxicación por consumo accidental de este químico difieren de la cantidad de hipoclorito consumido.

Estos, casi siempre, incluyen dolor abdominal, náuseas, vómito, dolor bucal, dificultad para tragar, salivación excesiva, sensación de ahogamiento, latidos cardíacos lentos y presión arterial baja. Además de irritación o enrojecimiento de la piel y quemazón oral.

La presencia de por lo menos tres síntomas, señala la guía, es indicio de daño gastrointestinal severo; así como de posibles complicaciones a otros órganos, como los riñones Por ello, ante el consumo accidental del químico, el documento recomienda acudir con el médico para una valoración inmediata y atención individualizada.

Por su parte, MedlinePlus exhorta a no inducir el vómito y suministrar leche o agua, a excepción de que la persona presenta problemas de deglución o convulsiones. En caso de que el hipoclorito de sodio haya sido inhalado, el afectado deberá ser trasladado a un lugar con aire fresco.

Asimismo, agrega que si existió contacto con la piel o los ojos es necesario enjuagar con agua limpia el área dañada durante 15 minutos. Ambas fuentes coinciden en buscar atención médica de manera inmediata, pues de lo contrario se pueden producir daños permanentes.

Estos daños son lesiones en la boca, garganta, esófago y estómago, que pueden desencadenar en infecciones en el tórax y cavidad abdominal, e incluso la muerte.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS