Especial

¿Qué es el cáncer de tiroides?

Crecen tumores en la cara anterior del cuello, sin que se presenten síntomas de dolor
Rocío Mundo | El Universal
02 Noviembre, 2017 | 14:00 hrs.

A diferencia del cáncer gástrico, el cáncer de tiroides es tumor que más se ha incrementado en los últimos años, de acuerdo con información de Kuauhyama Luna Ortiz, cirujano oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), siendo las mujeres las más afectadas por este padecimiento.

El principal objetivo de la glándula tiroides, localizada en la cara anterior del cuello, es proporcionar hormonas que ayudan a regular el metabolismo; sin embargo, ésta también es susceptible de tumores, aunque en su mayoría benignos.

Normalmente, la principal manifestación que existe es el crecimiento de tumores en la cara anterior del cuello, sin que se presenten síntomas de dolor.

“No quiere decir que un crecimiento de tiroides sea únicamente cáncer, la gran mayoría de los crecimientos son benignos”.

Señala que en los pocos estudios epidemiológicos se ha detectado que las mujeres ocupan el sexto lugar de incidencia de cáncer de tiroides, mientras que los hombres empiezan a aparecer en los diez primeros lugares, a partir de los 45 años de edad.

Explica, además, que los factores detonantes de esta enfermedad son desconocidos, pues aunque tradicionalmente se ha dicho que es la exposición a la radiación, en México no es así.

“Esto es cierto para los países que sufrieron un ataque con bombas atómicas. En nuestro medio es difícil que esto pueda ser así porque no estamos expuesto a una radiación más que la del sol”.

Tratamiento

Aunque depende la etapa y el tamaño del tumor, así como la edad del paciente, el tratamiento contra el cáncer de tiroides es “estrictamente quirúrgico”. Posteriormente, se emplea una dosis de yodo radioactivo para matar las células que no se detectaron durante la cirugía.

Las consecuencias permanentes de la intervención son lesión en las cuerdas, que en el 5% de los casos puede ocasionar una parálisis unilateral y bilateral en el 1%. Además de hiperparatiroidismo secundario, que es el daño en las glándulas paratiroides, encargadas de regular el calcio.

Implementada por primera vez en el Incan, la tiroidectomía transoral con abordaje vestibulae, técnica de mínima invasión para extirpar la tiroides, evita cualquier cicatriz en el cuello y los riesgos son los mismos.

Luna, uno de los primeros cirujanos en practicar esta técnica en México, aseguró que en un año en el Incan se han realizado sólo 38 cirugías, debido a la falta de recursos ya que la “pinza que usamos cuesta 10 mil pesos y eso el hospital no lo da”.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS