La cannabis tiene contiene diferentes sustancias con propiedades medicinales. (Foto: Especial)

¿Para qué se usa la marihuana medicinal?

Con el uso de cannabis se puede tratar numerosos padecimientos
Abigail Gómez |El Universal
18 Junio, 2018 | 14:00 hrs.

Actualmente continúa en México el debate sobre si se debe o no legalizar la marihuana con fines medicinales, algo que en otros países ya es una realidad.

Uno de esos países es Canadá, donde se encuentra la Clínica Santé Cannabis en Montreal (la única autorizada para el uso de cannabis medicinal) de la cual forma parte María Fernanda Arboleda, especialista en medicina del dolor.

Con respecto a lo tipos de tratamiento que se puede aplicar para aminorar los síntomas de algunas enfermedades, la especialista comenta: “realizamos un estudio a pacientes cáncer avanzado a los cuales se les ha dado cuidados paliativos con cannabis inhalada. El objetivo era ver si existía un impacto en la calidad de vida de los pacientes y se encontraron efectos positivos en las 4 mil personas intervenidas. Se vio una importante mejoría en pacientes con cáncer, sobre todo en la reducción de efectos secundarios de la quimioterapia”.

Si bien la cannabis no tiene efecto curativos en las enfermedades, sí se ha encontrado que tiene importantes efectos paliativos o de control de síntomas como dolor, ansiedad, insomnio, falta de apetito, entre otros.

En este sentido, el tratamiento con cannabis depende mucho del paciente y de la enfermedad que se esté buscando tratar. El especialista debe evaluar cuál es la mejor vía de administrarlo así como la cepa a utilizar, ya que cada una tiene compuestos diferentes como CBD, THC, CBN, flavonoides, por mencionar algunos.

“La forma de administración de la cannabis se decide caso por caso porque cada paciente es diferente. Se debe evaluar qué tipo de molécula es mejor, ya que cada una va tener un impacto diferente en el paciente; también se analiza a la persona y los síntomas que manifieste para decidir la mejor opción”, explica la experta en cuidados paliativos.

Un ejemplo de esto está en la vía de administración. Por ejemplo, el cannabis en aceite es más efectivo para pacientes con dolor crónico debido a que tarda más tiempo en hacer efecto pero es más duradero. El aceite es útil en estos casos debido a que el efecto de reducción del dolor es prolongado.

En cambio, el cannabis inhalado tiene un efecto inmediato aunque menos duradero. Este se utiliza para tratar ataques de ansiedad, pánico o de dolor intenso ya que en esos momentos se requiere algo que actúe en el momento y que la persona no tenga que esperar mucho para sentir los efecto. También es más usado para estimular el apetito.

La forma en que se use determina el efecto y esto se decide según los síntomas que se presente aunque también es de mucha importancia el tipo de sustancia que predomine en el tratamiento.

“Se ha encontrado que en concentraciones bajas el THC tiene propiedades terapéuticas para control del dolor, incremento apetito, mejoría del sueño, disminución de náusea y vómito, entre otras. Por su parte, el CBD es un potente antiinflamatorio, antioxidante y famoso por su efecto antiepiléptico. También es una gran relajante muscular por lo que se usa para personas con esclerosis”, explica.

La especialista hace énfasis al señalar que el uso de la cannabis no es como una receta de cocina, ya que no existen fórmulas sobre cómo debe usarse, “los involucrados deben capacitarse para saber cómo prescribir, en qué dosis y cómo usarla”, asegura Arboleda.

Por otro lado, también especifica que no es un producto milagro por lo que los pacientes no deben abandonar su tratamiento principal ni verlo como una cura mágica.  

QUÉ DICEN LOS USUARIOS