Este trastorno se puede presentar varias veces en la vida de alguien. (Foto: Especial)

La parálisis que aterra a Kendall Jenner

Está asociada con insomnio, patrones de sueño irregulares, narcoplepsia y antecedentes familiares
Redacción | El Universal
12 Marzo, 2018 | 08:00 hrs.

“Todo el mundo insiste en que estoy bien, pero no, yo no estoy bien”, afirmó Kendall Jenner.

La modelo y empresaria estadounidense, Kendall Jenner afirmó en el reality show Keeping Up With the Kardashian estar luchando contra la parálisis del sueño, una incapacidad temporal para moverse o hablar cuando se está dormido.

“Me despierto en mitad de la noche y no puedo moverme. Es como si estuvieras dormido, y luego en medio de la noche… básicamente, tu mente se despierta, pero tu cuerpo todavía está dormido; te despiertas y nada se mueve”, explicó la menor de las Kardashian.

La parálisis del sueño, indica NHS Choices, el sitio oficial del Servicio Nacional de Salud en Inglaterra, afecta a personas de todas las edades, sobre todo a adolescentes y adultos jóvenes, quienes pueden experimentar el trastorno una o dos veces en su vida, incluso varias veces al mes.

Éste generalmente ocurre cuando la persona despierta y es consciente de su entorno, o mientras está dormida. Resultándole difícil tomar respiraciones profundas y mover los ojos, tener la sensación de que hay alguien en la habitación y, por ello sentirse asustado. La duración de un episodio oscila desde unos segundos hasta varios minutos.

“Es lo más espantoso del mundo entero, te vuelves loca porque todo lo que quieres es moverte y ahí estás, tratando de relajarte”, añadió Kendall Jenner.

El trastorno, que afecta a uno de cada mil habitantes, según la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño, está asociado con insomnio, patrones de sueño irregulares, narcoplepsia y antecedentes familiares.

La parálisis del sueño, en muchos casos, es un evento ocasional que sucede pese al buen estado de salud de quien lo presenta. A menudo, señala NHS, ésta mejora con el tiempo; sin embargo, modificar los hábitos de sueño y el entorno para dormir contribuyen a la disminución de los episodios.