Especial

Cushing: la enfermedad de la cara de luna llena

En casos muy raros este padecimiento está relacionado con factores genéticos
Rocío Mundo | El Universal
07 Noviembre, 2017 | 09:00 hrs.

Aunque su prevalencia exacta se desconoce, la Enfermedad de Cushing es un trastorno raro y de difícil diagnóstico. Se caracteriza por dolor en espalda, acné, músculos débiles y rostro redondo y rojo, conocido popularmente como cara de luna llena.

Esta enfermedad, de acuerdo con Israel Vázquez Cruz, endocrinólogo del Centro Endocrino, es provocada por un tumor o crecimiento excesivo de la hipófisis, la glándula que regula la mayor parte de los procesos biológicos del organismo.

Con esta enfermedad, la hipófisis secreta la hormona adrenocorticotropa (ACTH), encargada de estimular la producción y la secreción de la hormona del estrés, en grandes cantidades. Sin embargo, el exceso de ACTH provoca que las glándulas suprarrenales produzcan demasiado cortisol.

Esta hormona es producida por todas las personas de forma constante, pero ante una situación de estrés, el cortisol llega a incrementarse como una respuesta al cuerpo humano.

Algunos síntomas que pueden presentar personas con Enfermedad de Cushing son obesidad central, adelgazamiento de los brazos y las piernas, acné o infecciones en la piel, estrías moradas en el abdomen, aparición súbita de moretones, hipertensión y diabetes de difícil control.

En casos muy raros, señala, este padecimiento está relacionado con factores genéticos.

Al ser causada por un tumor, el tratamiento de primera línea es una intervención quirúrgica, que realizada en manos expertas el éxito puede superar el 70%. Sin embargo, Vázquez Cruz explica que en algunas ocasiones la persona llega a presentar recaídas, por lo que es indispensable someterse a vigilancia médica durante toda la vida.

“Cuando se quita la Enfermedad de Cushing, si la operación es exitosa, la vida del paciente debe regresar a lo normal. No requiere algún cuidado extra, solamente vigilar el exceso de producción de la hormona del estrés”.

Explica que en situaciones de diagnóstico tardío y en lo avanzado que esté el padecimiento pueden presentarse secuelas en la salud de la persona, como osteoporosis, diabetes, hipertensión e incrementar el riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares.

La Enfermedad de Cushing llega a confundirse con embarazo, depresión y consumo crónico de alcohol, por lo recomienda hacer el diagnóstico con un médico especializado.

 

 

 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS