La mononucleosis no siempre presenta síntomas. (Foto: Especial)

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad del beso?

La mononucleosis se transmite por medio de la saliva, por eso es considerada “la enfermedad del beso”
Abigail Gómez |El Universal
13 Abril, 2018 | 08:30 hrs.

Cuando dos personas se besan, en el cuerpo ocurre una gran variedad de reacciones químicas y neurológicas. Sin embargo, también se da el intercambio masivo de bacterias y microorganismos por lo que también es la causa de contagio de ciertas enfermedades. Una de ellas es la conocida como la “enfermedad del beso”.

Se le llama así debido a que se transmite por medio del intercambio de saliva, aunque también puede adquirirse por usar los mismos cubiertos que una persona infectada o por respirar aire con partículas de saliva infectada.

Sobre esta enfermedad, Moisés Ramírez, infectólogo pediatra, comenta que “la mononucleosis es producida principalmente por el virus Epstein-Barr (perteneciente a la familia del virus del herpes) y se estima que 95% de las personas mayores a 18 años la han padecido en su vida”.

Según explica el especialista, existen síntomas característicos de esta enfermedad: la inflamación de ganglios (principalmente del cuello) crecimiento del hígado y/o del bazo, y fiebre persistente que puede durar hasta tres semanas. Debido a que se trata de una infección de tipo viral no existe fármaco para curarla y el tratamiento consiste únicamente el medicamento para el alivio de los síntomas.  

En niños se estima que la prevalencia es de hasta 50% en menores de cinco años y aunque en muchos casos puede ser asintomático, el médico expone que muchos de estos casos son confundidos por los médicos generales con faringitis bacteriana por lo que son mal diagnosticados.

“Estos diagnósticos erróneos tienen como consecuencia que se les receten antibióticos como si se tratara de una bacteria cuando en realidad es un virus. Como muchas veces los síntomas no ceden, se les dan más antibióticos y esto puede derivar en que el paciente genere resistencia a los medicamentos”, señala el especialista en infecciones.

Por su parte, también advierte que si se diagnostica mononucleosis con presencia de crecimiento del bazo o el hígado se debe recetar reposo relativo, es decir, que no realice ninguna actividad física de contacto pues un golpe en el área podría provocar una rotura de bazo y generar complicaciones.

Ramírez hace un llamado para que los médicos de primer contacto estén atentos a los síntomas y se piense más en esta enfermedad pues su gran prevalencia hace que pueda ser motivo recurrente de consultas pero en muchos casos es mal diagnosticado.

La enfermedad del beso fue descubierta por accidente por el médico Michael Epstein y la viróloga Yvonne Barr en 1963.