Archivo

Cómo saber si tienes astigmatismo

Los síntomas son dolor de cabeza, fatiga visual, visión distorsionada y dificultad para manejar de noche
Rocío Mundo | El Universal
01 Noviembre, 2017 | 15:00 hrs.

Desde dolor de cabeza hasta visión distorsionada son algunos de los síntomas que sufren las personas con astigmatismo. Sin embargo, este defecto visual puede corregirse a tiempo, si se hace uso adecuado de los lentes.

El astigmatismo es causado por un problema en la curvatura de la córnea o del cristalino, que impide ver con claridad los objetos.

De acuerdo con José Nery Ordóñez Butrón, jefe de la Clínica de Optometría de la UNAM, FES Iztacala, el trastorno es un tipo de defecto refractivo, debido a que “los rayos de luz provenientes del infinito no enfocan correctamente sobre la retina”. Éstos, por el contrario, se desvían al pasar a través de la córnea y el cristalino.

Los síntomas que pueden llegar a experimentar las personas con este padecimiento son dolor de cabeza, fatiga visual, visión distorsionada y dificultad para manejar de noche. Además de tener que entrecerrar los ojos para poder ver.

Es común, sin embargo, que el astigmatismo se presente combinado con hipermetropía (visión cercana borrosa) y miopía (visión lejana borrosa), cuyos índices están en aumento en América Latina debido al uso excesivo de dispositivos móviles.

Al ser un defecto visual que se desarrolló, en gran medida, por el estilo de vida adoptado por la persona, el astigmatismo sólo puede ser corregido con anteojos, lentes de contacto o cirugía refractiva, mas no curado.

Sin embargo, menciona, sin el uso de lentes por ocho o 10 horas el trastorno avanzará hasta convertirse en ambliopía (disminución de la agudeza visual).

“Si no usa los lentes puede ser que la graduación vaya en aumento y su visión vaya empeorando. Además, hay condiciones como el ojo flojo, conocido como ambliopía, en la que ya no alcanza a tener buena corrección aún cuando yo le ponga lentes y lentes”.

Para prevenir que el trastorno se desarrolle, recomendó, una evaluación temprana, desde las primeras etapas de la vida, y cada seis meses en personas con astigmatismo.