Pie de página: Hay que proteger la piel del sol para evitar fotoenvejecimiento y el cáncer de piel. (Foto: Especial)

¿Sabes qué es el fotoenvejecimiento?

Los rayos UV del sol activan un mecanismo de defensa en la piel que provoca la aparición de manchas
Abigail Gómez |El Universal
09 Abril, 2018 | 11:00 hrs.

En la piel del rostro, del cuello y de las manos es donde se notan las primeras señales de envejecimiento. Y no sólo el tiempo es responsable de las manchas y arrugas, también el sol. Aquí es donde entra el fotoenvejecimiento.

Como parte de un proceso natural de nuestro cuerpo estas señales comienzan a aparecer después de los 40, con apenas algunas líneas de expresión, y a los 50 empiezan a transformarse en arrugas; sin embargo, la constante exposición a los rayos UV pueden acelerar ese proceso y hacer que inicie hasta 10 años antes.

A este fenómeno se le conoce como fotoenvejecimiento y se presenta cuando durante la década de los 20, en la vida de una persona, no se realizaron los cuidados adecuados y se empiezan a ver las primeras líneas de expresión a partir de los 30 o 35 años.

Sobre este proceso Miriam Becerra Reyes, cosmiatra especialista en tratamientos para la piel, señala que cuando salimos a la calle sin protección, y nuestra piel entra en contacto con los fuertes rayos del sol, el cuerpo activa un mecanismo de defensa con el fin de protegerse de la radiación. “Este mecanismo hace que se incremente la producción de melanina y en esas zonas es donde, en el futuro, aparecerá una mancha”, comenta.

La piel está compuesta por tres capas diferentes: la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo. En la dermis es donde se encuentran las fibras de colágeno y la elastina (responsables de dar la apariencia joven a la piel) pero “la exposición al sol hace que estas fibras se dañen y con el paso del tiempo se rompan. Por eso es indispensable prevenir ese daño”, asegura la especialista.

“Cuando la radiación llega a las células de la piel estimula enzimas encargadas de deteriorar la elastina y el colágeno. Estas enzimas se activan con los radicales libres y degradan la capa de colágeno, lo que  provoca la temidas arrugas”, señala Miriam.

Otros efectos del proceso de envejecimiento prematuro provocado por el sol es la flacidez, aunque no es lo único de lo que debemos preocuparnos pues la exposición al sol también hace que a largo plazo podamos desarrollar cáncer de piel.

La cosmiatra asegura que los cambios negativos no se notarán cuando eres joven pero que al llegar a una edad en la que baja la producción hormonal en las mujeres (entre los 40 y 50), el daño provocado en la juventud se notará de forma drástica, pues también se reduce la producción de colágeno y elastina.

Para tratar de combatirlo, una vez que tu cuerpo ya no lo produce de manera natural, la experta comenta que los mejores suplementos son el  ácido hialurónico, colágeno hidrolizado y la vitamina E.

“Estos suplementos estimulan la producción para que no se note la disminución, mantienen la hidratación, le da antioxidantes a la piel y evita al máximo que los radicales libres dañen la piel”, asegura.