La CDMX es la cuarta más contaminada del mundo. (Foto: Especial)

¿Por qué no es bueno hacer ejercicio cuando hay contingencia?

Las personas corren el riesgo de enfermedades cardiovasculares
Redacción | El Universal
08 Junio, 2018 | 17:00 hrs.

La Ciudad de México es la cuarta entidad más contaminada en el mundo. Incluso un estudio, elaborado por Berkeley Hearth, llegó a la conclusión que con el simple hecho de transitar por las calles de la ciudad equivale a fumar 6,5 cigarrillos diarios por habitante.

De acuerdo con la OMS, en el mundo fallecen tres millones de personas cada año por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire: esto es más que lo que matan el sida, la malaria o la diabetes.

En la CDMX, al ser una de las ciudades más contaminadas del mundo, no sorprende que constantemente se anuncie que hay contingencia ambiental.

La contingencia ambiental es el conjunto de medidas que se aplican cuando se presenta un episodio de contaminación severa, durante el cual las concentraciones de ozono  o de partículas suspendidas alcanzan niveles que ponen en riesgo a la salud.

La contaminación puede causar cansancio y dolores de cabeza a la población en general y afectar sobre todo a los niños, adultos mayores y personas con problemas respiratorios.

Cuando existen este tipo de problemas en el aire la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México recomienda varias cosas:

  • Permanecer en interiores entre las 13:00 y 19:00 horas, en especial niños, adultos mayores y personas con problemas respiratorios.

  • Abstenerse de realizar ejercicio o actividades al aire libre en ese mismo horario.

  • Evitar actividades deportivas, cívicas, sociales y de recreación en escuelas y deportivos, entre las 13:00 y 19:00 horas.

La OMS recomienda no realizar ejercicio cuando hay contingencia ambiental porque las personas corren el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Cuando se anuncia contingencia fase 1 o fase 2, se deben suspender actividades físicas al aire libre, e incluso en interiores, porque el riesgo en vías respiratorias y a nivel pulmonar está presente.

Incluso, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), indica:

“La contaminación es un factor de riesgo cardiovascular (angina de pecho, infarto agudo al miocardio, muerte súbita y enfermedades cerebrales) por encima incluso de una dieta rica en sal o una vida sedentaria.