Los hallazgos desecharon la suposición de que el envejecimiento hace más frágiles a las personas. (Foto: Especial).

El ejercicio evitará los problemas físicos del envejecimiento

A diferencia de los participantes que no hicieron ejercicio regular a lo largo de su vida, los adultos que sí practicaron deporte no perdieron masa muscular ni fuerza durante la prueba
Redacción | El Universal
12 Marzo, 2018 | 10:01 hrs.

Científicos de la Universidad de Birmingham y del King's College de Londres determinaron que realizar ejercicio con regularidad contrarresta los efectos físicos del envejecimiento.

El equipo de investigadores evaluó a 84 hombres y 41 mujeres, de 55 a 79 años de edad, que no fumaban ni bebían alcohol.

Los varones voluntarios debían recorrer 62 millas (104.6 kilómetros) en menos de 6.5 horas, mientras que las mujeres tenían que transitar 37 millas (60 kilómetros) en 5.5 horas.

Luego de recorrer en bicicleta cierta distancia en un determinado tiempo, los participantes fueron sometidos a una detallada revisión física y análisis clínicos.

Los hallazgos, publicados en la revista especializada Aging Cell, desecharon la suposición de que el envejecimiento hace más frágiles a las personas.

Esto debido a que a diferencia de los participantes que no hicieron ejercicio regular a lo largo de su vida, los adultos que sí practicaron deporte no perdieron masa muscular ni fuerza durante la prueba.

Tampoco tuvieron aumentos de grasa corporal o niveles de colesterol relacionados con la edad, y sus sistemas inmunológicos fueron tan fuertes como el de las personas jóvenes, destacó la investigadora Janet Lord, directora del Instituto de Envejecimiento de la Universidad de Birmingham.

Los científicos precisaron que los varones también tenían niveles de testosterona más altos que los adultos hombres en el grupo control.

“Nuestra investigación significa que ahora tenemos pruebas contundentes de que alentar a las personas a comprometerse con el ejercicio regular a lo largo de sus vidas es una solución viable al problema de que estamos viviendo más tiempo, pero menos saludable”, afirmó Lord.

Niharika Arora Duggal, de esa Universidad, confía en que los hallazgos “eviten el peligro de que, como sociedad, aceptemos que la vejez y la enfermedad son compañeros normales de cama, y que la tercera edad es algo que debe ser soportado y no disfrutado”.